Juegos indie mexicanos en Kickstarter – parte 25

Desde la publicación del último post de esta serie, ha aparecido un nuevo proyecto de videojuego mexicano en Kickstarter que he decidido mencionar aquí para cerrar el mes de febrero aunque en ocasiones me pregunto si vale siquiera la pena la molestia de dedicarle más tiempo a hablar de estas campañas que el tiempo que le dedicaron a crear la campaña en Kickstarter. Darkland es el claro ejemplo de esto, una campaña escrita en 5 minutos para un juego RPG con gráficos estilo GameBoy (al menos esa es la promesa porque la campaña, para variar, no muestra nada más que una insignificante imagen). El juego “lleva mucho tiempo” siendo preparado pero aún no lleva ni una línea de código de desarrollo porque, para variar, el creador de la campaña necesita el dinero para comprar software y hardware para desarrollarlo, una historia que ya hemos leído muchas veces. El juego promete “un mundo inmenso” lo que resulta muy ambicioso cuando no puedes mostrar ni una captura de pantalla que muestre que puedes cumplir lo que prometes. En resumen, otra campaña típica de videojuegos mexicanos en Kickstarter a la que no vale la pena dedicarle más tiempo.

BONUS: No es un videojuego pero siempre es divertido ver campañas como Burger Art que pretenden llevar la idea de las cangreburguers a la vida real :D. La idea proviene de “un grupo de jovenes con los estudios y la creatividad necesarios para diseñar y crear proyectos interesantes” pero que no pueden siquiera escribir el nombre de su propia campaña sin cometer errores :D.

Juegos indie mexicanos en Kickstarter – parte 24

Desde la publicación del último post de esta serie, han aparecido un par de nuevas campañas de videojuegos indie mexicanos en Kickstarter.

El primer es Egon, un juego multijugador cooperativo al estilo de Fortnite o PUBG que, en mi opinión, parece ser un proyecto muy ambicioso para un estudio indie mexicano. Me gustaría darle el beneficio de la duda pero hasta no ver más del juego es difícil saber qué tan serio es el proyecto o qué grado de desarrollo ha alcanzado. No hay un demo disponible y a pesar de que la página web del estudio tiene una sección claramente marcada para descargar el demo, el link de descarga para dicho demo es inexistente. La págian web también menciona otro juego de nombre Planet Galaxy que suena interesante pero del que tampoco hay nada de información. Todo lo anterior hace que de momento no pueda considerar este como un proyecto serio.

Eddie Maths Penguin es un juego didáctico que pretende enseñar las tablas de multiplicar a niños de preescolar. El problema con este proyecto es que el creador de la campaña parece haberle dedicado más tiempo a los efectos especiales del video de presentación que al juego mismo. Incluso siendo un juego dirigido a niños de preescolar, los gráficos y el diseño de los niveles parecen algo que podrías programar en un fin de semana, de hecho he visto mejores juegos desarrollados en competencias de un fin de semana, lo que hace que resulte irónico que el desarrollador esté pidiendo 400,000 pesos y no sólo eso, dice claramente que si no alcanza la meta, el juego no podrá ser desarrollado. He visto mejores juegos desarrollados y ofrecidos de forma gratuita por desarrolladores talentosos como Daniel Remar, creador de Iji y Hyper Princess Pitch. Incluso entre los juegos indie mexicanos, hay ejemplos de desarrolladores comprometidos con su proyecto que han seguido trabajando aún si no alcanzan la meta en Kickstarter, como los ya mencionados Queeny Army y Power Stealers.