Desaventuras en la tierra de Linux, parte 15-2

En el post anterior escribí acerca de como pareciera que todos los programas para Linux están llenos de bugs. Es verdad que Linux se usa mucho en servidores principalmente porque ofrece una mayor seguridad pero la mayoría de las tareas en las que Linux sobresale son aquellas en las que tienes que interactuar con el sistema a través de una terminal usando la línea de comandos.

Cuando se trata de programas con los que el usuario tiene que interactuar usando una interfaz gráfica en Linux, el resultado incluye, por lo general, interfaces gráficas horribles, bugs, inconsistencias, incompatibilidad o todas las anteriores.

En foros de internet es común encontrar burlas hacia los usuarios de Linux señalando que si usas Linux debes ser un nini sin trabajo porque un trabajo de verdad requiere usar Windows o Mac. Este tipo de burlas no carecen de fundamentos. Si bien es cierto que, como mencioné antes, Linux es ampliamente usado en el desarrollo web y/o programación, la verdad es que para trabajos de oficina Linux no es de mucha utilidad 😦 .

Problemas como los que ya he mencionado en posts anteriores hacen de Linux una opción poco viable para trabajos serios de oficina. No puedes pasar varias horas simplemente peleando con bugs y errores como los de GIMP e Inkscape descritos en el post anterior de desaventuras. No puedes pasar horas haciendo malabares entre distintos programas sólo para lograr completar una simple tarea. El concepto de OLE, presente en Windows desde Windows 3.1, no existe en Linux o las alternativas están pobremente soportadas. OLE puede parecer algo superficial pero conozco gente que lo considera escencial para su rutina de trabajo.

Si hablamos de las suites de oficina, entonces también, como ya he escrito en otros hilos, el Office de MS se encuentra a años luz del LibreOffice. A menudo leo, en defensa de LibreOffice, que nadie debería enviar archivos de MS Office (.doc, .docx, .xml, .xmlx) para que otros los revisen; en su lugar deberían enviar, por ejemplo, archivos PDF, sobre todo si no se supone que el archivo deba ser editado por quien lo recibe. Aunque el argumento anterior tiene sentido, el problema va más allá de la compatibilidad de LibreOffice con el formato de los archivos de MS Office. Tristemente, LibreOffice está lleno de funciones inútiles o a medio implementar mientras que otras funciones escenciales son ignoradas o presentan bugs. Ya he descrito algunos de los problemas de LibreOffice en posts anteriores así que no vale la pena repetirlos pero son siempre problemas que en el mejor de los casos te retrasarían en tu trabajo y que en el peor de los casos te harían difícil o imposible trabajar y lo mismo se puede decir de casi cualquier programa con interfaz gráfica en Linux, desde editores de texto hasta editores de video o programas de diseño 3D.

En resumen, tengo que estar de acuerdo con los críticos de Linux en esta ocasión, Linux es prácticamente inútil para trabajos de oficina.

2 comments

  1. nasciiboy · September 7

    quien quiere ser serio? trabajo de oficina? … en serio?

    Like

    • monstruosoft · September 8

      Solamente escribo los hechos. Para cualquier trabajo en el que se requiera usar Photoshop o Word o Excel, Linux realmente no es una opción.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s