Desaventuras en la tierra de Linux, parte 15

Recientemente alguien me pidió ayuda con una tarea relativamente fácil de edición de imágenes. Básicamente sólo había que hacer algunos cambios menores y preparar la imagen para impresión. Lo que parecía algo trivial, resultó más problemático de lo que esperaba.

Para empezar, la imagen en cuestión tenía un tamaño de 20000×11000 pixeles, un tamaño considerable, sí, pero he visto sets de fotos porno más grandes que eso. El problema empezó cuando mis 4 GB de RAM no fueron suficientes para cargar esta imagen. Una imagen de este tamaño no debería ocupar más de ~800 MB de RAM y mientras que XnView y hasta GPicView, el visor de imágenes de Linux, podían cargar la imagen con una carga de RAM cercana a lo esperado, cargar la imagen en el GIMP se llevaba casi toda mi memoria RAM e intentar hacer cualquier cambio en la imagen terminaba por consumir toda mi RAM y hacer que mi PC se trabara; aumentar el tamaño de la partición de swap de Linux no ayudó mucho, sólo evitó que se trabara la PC pero se ponía increíblemente lenta y si esto es un problema de la forma en que Linux administra la memoria swap o es un problema causado porque el disco duro que uso como swap es muy lento es tema para otro post de desaventuras. El caso es que GIMP, el programa “especializado” para edición de imágenes resultaba inútil para editar imágenes de alta resolución como las que se usan en el ámbito profesional. Incluso abrir la imagen solamente para intentar guardarla como JPG para reducir su tamaño y poder enviarla por correo causaba que mi PC se volviera a trabar; sigo sin comprender cómo una tarea tan simple resulta imposible de realizar en el GIMP 😦 . Intentar cambiar el tamaño de la imagen para poder manipularla más fácilmente resultó igualmente imposible con el GIMP; ¡esperar 30 minutos para reducir el tamaño de una imagen mientras la PC no responde es simplemente imperdonable!. Después de desperdiciar lo que parecieron horas sin poder siquiera hacer el más mínimo cambio, esperando a que la PC respondiera o matando el proceso del GIMP o viéndome obligado a reiniciar la PC cuando se trababa, finalmente abrí la imagen en el XnView para cambiarle el tamaño y en 5 segundos estaba lista una versión a la mitad de la resolución de la imagen original. La nueva imagen, mucho más pequeña que la original, se cargó bien en el GIMP, por lo menos inicialmente, pero en cuanto empecé a editar la imagen, que requería incrementar el tamaño del lienzo para agregar más detalles, pronto tuve un lienzo con resolución similar a la de la imagen original y los problemas regresaron. GIMP, el programa especializado para edición de imágenes en Linux, resultó inútil para editar imágenes ya que es imposible trabajar con él aún después de reducir ridículamente el tamaño de la imagen 😦 .

Después de batallar con el GIMP y darme cuenta que era imposible usarlo decidí probar con Inkscape, el programa especializado para diseño de gráficos vectoriales en Linux. Debo decir que Inkscape funcionó mucho mejor que el GIMP pero no deja de tener algunos detalles molestos. Tuve que importar al Inkscape la versión de baja resolución de la imagen para evitar saturar una vez más la memoria. Recortar y ajustar la imagen al tamaño exacto para la impresión fue bastante fácil en Inkscape, tengo que reconocerlo, pero agregar otras imágenes incrementaba el uso de RAM aún cuando hacía copias de las mismas; Inkscape en lugar de usar una referencia a una imagen hace una copia completa de la imagen cada que copias un objeto de tipo imagen, lo que significa que fácilmente puedes saturar la memoria RAM si usas imágenes de alta resolución, obligándote a usar imágenes con resoluciones pequeñas 😦 pero al menos, a diferencia del GIMP, lo puedes usar 😦 . Inkscape, al menos en la versión del repositorio estable de Debian 9, no está libre de bugs; el nivel de opacidad aparece inicialmente en 0 a pesar de que debería estar en 100, haciendo de ajustar la opacidad de una imagen/objeto una molestia. Algunas opciones y filtros no funcionan correctamente, por ejemplo, hacer click derecho en una imagen y seleccionar la opción “Trace Pixel Art” hará que Inkscape crashee aunque al menos tiene la amabilidad de “advertirte” antes de crashear 😦 . Por último, la opción de exportar como imagen solamente soporta el formato PNG, lo que produce archivos de varios MB si eliges una resolución alta para tratar de mantener la mayor calidad posible de las imágenes originales pero si quieres enviar las imágenes por correo y tienes el internet del perrito entonces enviar una imagen de ese tamaño puede ser difícil así que querrás guardarla como JPG pero no puedes guardarla como JPG usando Inkscape, ¿usar GIMP para convertir de PNG a JPG? Imposible porque, como dije antes, esta simple acción es imposible de realizar en el GIMP, así que una vez más necesitaremos de un tercer programa como XnView para convertir la imagen PNG generada por Inkscape al formato JPG.

Finalmente, después de hacer malabares con tres programas distintos, tengo una imagen JPG con las dimensiones y los cambios que necesitaba, lo que me lleva a algo más: la impresión. Después de todos los problemas descritos antes, tengo una imagen con unas dimensiones de impresión específicas pero quiero hacer una prueba de impresión antes de llevar la imagen a una impresión de calidad profesional. Se podría pensar que GIMP, siendo el software especializado para la edición de imágenes en Linux, sería el indicado para hacer una prueba de impresión, ¿cierto? ¡Falso!. Una vez más, el GIMP resulta decepcionante; si las dimensiones de la imagen son superiores a las del papel de la impresora no hay forma de imprimir la imagen desde GIMP respetando las dimensiones de impresión claramente definidas en la imagen, ¡es simplemente imposible usar el mejor programa de edición de imágenes 2D para Linux para imprimir una imagen con las dimensiones de impresión correctas!. Y eso no es todo, si la imagen tiene una resolución muy grande, enviar a imprimir desde el GIMP no funciona, la cola de impresión de la impresora se satura con varios MB de datos y el documento nunca se termina de imprimir, así que en resumen ¡el GIMP tampoco sirve ni siquiera para hacer una impresión!. Si este problema de impresión es un error del GIMP, del tamaño de la cola de impresión de mi impresora o del CUPS, no lo sé y a estas alturas estoy demasiado cansado para averiguarlo.

Así es como una simple e insignificante tarea de edición se convirtió en toda una pesadilla en Linux y esto me hace preguntarme una vez más, ¿no hay un solo programa para Linux que no esté plagado por miles de bugs y errores? 😦 .

2 comments

  1. nasciiboy · September 6

    por algo los que editan imagenes pondran cantidades de ram bestiales…

    por otro lado y viendo lo que buscabas hacer: reducir de tamaño la imagen. Seguro puedes hacorlo desde linea de comandos… sin consumir cientos de megas de ram. Los comandos esos son dificiles de recordar, pero, con una simple busqueda encontraras ejemplos (por ejemplo, https://manelperez.com/linux/reducir-fotos-desde-linea-de-comandos)

    je, cuando tenia una maquita con 500 de ram e intentaba hacer cosas con inkscape pocas veces terminaban bien…

    Like

    • monstruosoft · September 7

      En parte tienes razón pero no deja de ser molesto que hasta las tareas más sencillas tengan bugs o errores, lo que será el tema en uno de mis próximos posts.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s