Desaventuras en la tierra de Linux, parte 14

En días recientes me he topado con un par de esas cosas que me hacen darme cuenta por qué Linux nunca será popular entre los usuarios comunes y corrientes. Básicamente, en mi opinión, Linux nunca será de utilidad para el usuario promedio mientras no cuente con buenas alternativas a programas que existen en Windows; y no hablo de alternativas gratuitas a programas de paga, hablo de alternativas a programas gratuitos de Windows.

Ya he hablado del primer y principal obstáculo al que se enfrenta un usuario promedio al intentar probar Linux, la detección de hardware. Si tienes suerte de que el instalador de tu distro de Linux detecte todo tu hardware, ya estás del otro lado; si eres un usuario promedio y no tienes suerte con la detección de hardware, este es el fin de la aventura en la tierra de Linux, la mayoría de los usuarios no pasará de aquí si su hardware no es detectado ya que la mayoría no tiene el tiempo, los conocimientos o el interés de pasar horas y horas buscando una solución.

El problema es que aún si eres de los que tienen suerte con la detección de hardware, el software en Linux es otro de los grandes problemas que alejan a los usuarios promedio. Ya en otras ocasiones hablé de ImgBurn y foobar2000 y la falta de una buena alternativa para Linux. En este post toca el turno a LibreOffice y los editores de video para Linux.

No es ningún secreto que no existe ninguna suite de oficina en Linux que se acerque siquiera a MS Office pero hasta ahora LibreOffice había sido más que suficiente para escribir mis posts de puro texto. Difícilmente uso alguna otra característica así que el LibreOffice (o cualquier editor de texto, en realidad) era suficiente… hasta que me vi en la necesidad de agregar un par de imágenes a un documento. Agregar un par de imágenes no fue ningún problema pero tratar de agruparlas como si fuera un solo objeto para poder moverlas simultáneamente ¡fue imposible!. Ni siquiera puedes seleccionar múltiples objetos en el LibreOffice Writer. Esto es tan ilógico que me hizo darme cuenta que una característica tan básica como esa estaba disponible en Word desde las versiones para Windows 3.1. No poder agrupar objetos hace imposible moverlos simultáneamente mientras mantienes su posición relativa y alineación, obligándote a moverlos de forma independiente, acomodarlos y volverlos a alinear cada que tienes que moverlos, ¡es ridículo!. Lo que es peor, al buscar una solución en internet descubrí que solucionar esto ni siquiera es una prioridad porque los desarrolladores ¡no lo consideran una falla!; en su lugar, la solución sugerida es usar LibreOffice Draw para agrupar las imágenes y guardarlas como un archivo .odg que después puedes incrustar en LibreOffice Writer. La solución tal vez no sería tan terrible si pudieras hacerlo de forma natural desde LibreOffice Writer pero, ya que el concepto de OLE ni siquiera existe en Linux, la solución requiere abrir otro programa, guardar el archivo y después incrustarlo desde el programa original, requisitos ridículos para algo tan sencillo que debería ser soportado nativamente por el LibreOffice Writer. Esto me hizo preguntarme por qué los desarrolladores se dedican a agregar características inútiles en lugar de corregir las partes más básicas, lo que haría el software mucho más útil.

Después tenemos el problema de la edición de video en Linux. La edición de video ha sido desde siempre una de esas áreas en las que todo el mundo coincide que Linux se encuentra rezagado. Las herramientas de edición de video que he probado en Linux son todas inútiles por una u otra razón y parece haber solamente dos tipos de herramientas para edición de video, las que son demasiado simples y por tanto inútiles para cualquier utilidad real y las que son herramientas completas para edición de video NLE que son tal vez demasiado completas pero, lo peor, a veces también son inútiles. En mi caso, he probado algunas de estas herramientas complejas para edición NLE y siempre he quedado tan decepcionado que las he desinstalado de inmediato y me han hecho extrañar VirtualDub para Windows, una herramienta simple, ligera (no pesa más de unos cuantos MBs) pero a la vez muy completa y poderosa; tal vez no sea NLE pero al menos hace el trabajo, que ya es más de lo que se puede decir de las herramientas para Linux que he probado.

En este caso en particular, tenía un audio que quería sincronizar con un video; simplemente codificar juntos el audio y el video no funcionaba porque el audio se desincronizaba conforme avanzaba el video. Después de intentar sin éxito usando herramientas como ffmpeg desde la línea de comandos me di cuenta que este era el tipo de problemas que era más fácil solucionar usando una herramienta GUI, así que estaba ante el dilema de tener que instalar una herramienta GUI de edición de video, una idea aterradora después de las terribles experiencias que había tenido en el pasado. Lo que siguió fue una búsqueda en internet por las “mejores” herramientas de edición de video para Linux. Algunas herramientas, como Openshot, ni siquiera las consideré después de la pésima experiencia que tuve con ellas en el pasado. Al final decidí instalar Pitivi, ampliamente recomendado en internet como “uno de los mejores editores de video para Linux” pero, en mi opinión, que sea uno de los pocos editores existentes para Linux no lo hace bueno, que sea lo “mejor” que puedes encontrar en Linux es simplemente deprimente. Debo decir que instalé la versión disponible en el repositorio de Debian Stretch por lo que es posible que la versión más reciente no sea tan mala.

Una vez instalado Pitivi desde el gestor de paquetes de Debian estaba cerca de solucionar mi problema, ¿cierto? ¡Falso!. Después de ejecutar el programa arrastré el archivo de video a la ventana de Pitivi, todo iba bien hasta aquí; al arrastrar el archivo de audio en formato .ogg Pitivi empezó a “trabajar en segundo plano”; lo que fuera que estaba haciendo es injustificable, ¡un programa no puede usar el 100% del CPU mientras no haces nada! mucho menos si el programa se lleva el 100% del CPU durante 5 o más minutos y apenas va al 30% del “procesamiento” que le está haciendo a un archivo de audio que se puede procesar, convertir y reconvertir en 30 segundos. Tuve que matar el proceso de Pitivi. Con un mal sabor de boca volví a ejecutar Pitivi y esta vez al seleccionar el archivo de audio logré cancelar el proceso en segundo plano cuando recién iniciaba, la opción de eliminar el archivo temporal usado por este proceso fue inútil porque el programa deja la basura en el disco duro. Agregar los archivos de audio y video al timeline sólo resultó en más molestias y decepción; el cursor de posición se movía arbitrariamente al final de uno de los clips independientemente de la posición en la que lo había posicionado antes de reproducir el video pero, lo que es peor, en la sección de filtros de audio no existe nada parecido al filtro que necesitaba para sincronizar el audio con el video y al ver esto simplemente ya había tenido suficiente con Pitivi. Después de lo que fueron probablemente horas batallando con Linux para una tarea que debería ser relativamente sencilla, abrí una máquina virtual de Windows XP, instalé el VirtualDub y 5 minutos después el problema estaba resuelto y el audio sincronizado.

Este es el tipo de cosas que me hacen preguntarme por qué no hay buenas alternativas para Linux y es el tipo de cosas que me hacen darme cuenta que Linux nunca será popular mientras no tenga software que, por lo menos, funcione 😦 .

3 comments

  1. nasciiboy · May 28

    si tan malo es, lo puedes verlo como un “nicho vacio”, crea, añåde o modifica alguna herramienta para satisfacer tus necesidades y quien sabe, igual y puedas convertirlo en una forma de vida…

    Like

    • monstruosoft · May 29

      Sí, como todo entusiasta del software libre he pensado en eso más de una vez pero no tengo las habilidades/conocimientos para hacerlo 😦 .

      Like

      • nasciiboy · May 29

        ¯\_(ツ)_/¯ nadie tiene las habilidades hasta que no se pone con ello

        Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s