Desaventuras en la tierra de Linux, parte 6

Como ya he comentado en ocasiones anteriores, en realidad me agrada Linux; cuando me cambié definitivamente a Linux pensé que me costaría más acostumbrarme pero la verdad es que no he tenido problemas para hacer todo lo que hacía en Windows e incluso en algunos puntos creo que Linux es mejor. Sin embargo, lo anterior no quiere decir que Linux esté libre de problemas; ya he comentado también que tiene detalles molestos, casi siempre relacionados a las opciones de software disponible para una tarea. Esta vez el problema es el software de Linux para quemar CDs o DVDs.

¿Por dónde comienzo? Debian instala de manera predeterminada el paquete K3b que, hay que decirlo, hace el trabajo pero no puedo evitar sentir molestia al usarlo; K3b luce, a mi parecer, como bloatware… o mejor dicho, sufre el mismo problema que muchas otras aplicaciones de Linux al tener una interfaz gráfica horrible (no se me ocurre otro adjetivo) que, peor aún, es el resultado de lo que los desarrolladores creen que es una buena interfaz. K3b pone muchos “detalles estéticos” en la ventana, esos detalles simplemente ocupan valioso espacio que debería ser utilizado para la interfaz del programa y no para adornarlo (por ejemplo, la barra de proyectos actuales).

img01

Ese espacio debería ser utilizado para el panel de estructura de archivos del CD/DVD que, sobra decirlo, sufre problemas de espacio como consecuencia.

El anterior es sólo un ejemplo pero K3b está lleno de detalles en el diseño de la interfaz que no logro entender cómo es que obtuvieron luz verde; el diálogo de progreso al estar quemando un disco es otro claro ejemplo cuando deja fuera información valiosa para llenar la ventana de detalles estéticos, por ejemplo, alguien pensó que era buena idea usar un texto largo para el tiempo transcurrido y el tiempo restante y ponerlo todo en la misma línea, lo que hace que no puedas ver el tiempo restante a menos que pases el mouse por el texto para ver un mensaje emergente que a su vez sufre de serios problemas de diseño cuando se cierra cada segundo para actualizarse; además, no había visto un peor cálculo del tiempo restante. Además, otro detalle molesto y que me pone particularmente incómodo es ver el LED del disco duro encendido todo el tiempo mientras se graba un CD/DVD aún cuando esté grabando a una velocidad de 400 KB/s, esto no puede ser normal cuando podría usar un cache y reducir los accesos al disco duro. Como ya he mencionado en posts anteriores, este tipo de detalles no son aceptables en proyectos que son reconocidos muchas veces como la mejor alternativa para Linux.

K3b me hizo sentir molesto e incómodo pero buscar otras alternativas no resultó mucho mejor :(. Al buscar alternativas me interesé por buscar un software con diseño minimalista que no se enfocara en los detalles estéticos sino en la tarea que tiene que desempeñar; SimpleBurn llamó mi atención pero fue una decepción aún mayor. Con una interfaz mínima (tal vez incluso demasiado) parecía que podía ser suficiente para lo que necesitaba, excepto por el hecho de que SimpleBurn se cierra al hacer click en cualquier botón, haciéndolo prácticamente inútil; al correrlo desde una ventana de terminal puedo ver que se cierra con un error de violación de segmento pero sin dar más información es imposible tratar de hacer algo para corregirlo. En fin, una decepción más :(.

img02
Experimentar decepción tras decepción me hizo considerar el usar el ImgBurn de Windows. Desde que me cambié a Linux había tenido la idea de usar software nativo de Linux pero por primera vez consideraba usar uno de mis softwares favoritos de Windows debido a la falta de una alternativa decente en Linux; había visto referencias indicando que el ImgBurn corría bien usando Wine pero no pude hacer que detectara mi unidad de DVD :(. No puedo culpar al Wine ni al ImgBurn así que esta opción quedó descartada.

Hasta este momento sigo sin decidir el siguiente software que probaré pero he estado leyendo y he encontrado información realmente decepcionante que indica que el software para quemar CD/DVD en Linux sufre de dramas y luchas de poder que no pueden ser buenas para el usuario final; yo pensaba que Linux estaría libre de este tipo de cuestiones pero al parecer estaba equivocado. El software básico para quemar CD/DVD en Linux, cdrtools, no se incluye en Debian y otras varias distros por cuestiones de política y lucha de poder; en su lugar, Debian incluye una versión antigua con fecha de 2006 como lo puedes ver si ejecutas el siguiente comando:

wodim -version

Esto no puede ser bueno, nada bueno. cdrtools se puede instalar manualmente y los programas para quemar discos pueden usarlo en lugar de las versiones antiguas que vienen con Debian, así que probablemente haré más posts respecto a este tema.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s