Juegos indie mexicanos en general – Parte 3

Mis últimos posts han sido sobre lo decepcionante que resulta la industria mexicana de videojuegos indie, sobre todo considerando cómo hace algunos años, los medios pregonaban que dicha industria estaba a punto de despegar. Es comprensible pensar que lo anterior nunca iba a pasar al darte cuenta que un estudio promedio mexicano nunca tendrá el mismo presupuesto que los estudios AAA que acaparan el 99% del mercado de los videojuegos y para el 1% restante estarás peleando entre miles de juegos indie que aparecen cada mes; la gran mayoría de estos juegos son terribles pero están ahí, haciendo que sobresalir en el difícil mundo de los juegos indie sea una cuestión de suerte.

Después está el retraso que sufre la industria indie mexicana de videojuegos que, como casi cualquier otra industria mexicana, está apenas intentado entrar al ring en una industria que lleva 30 ó 40 años de existencia. El rezago de la industria indie es obvio y lo puedes ver en sus propuestas gráficas pero también en sus historias o en su gameplay. Es como tratar de competir contra alguien que lleva 30 o más años de experiencia que tú; no importa que tan buena sea tu idea o cuantas ganas tengas, sabes que vas a perder. Esto pasa mucho en los juegos indie mexicanos (o los intentos de juegos indie mexicanos), no solamente puedes ver el rezago gráficamente, sino también en la forma de contar historias o, más importante, en el gameplay.

Como si lo anterior no fuera suficiente, la exposición en los medios para juegos indie mexicanos es casi inexistente. Es cierto que ya mencioné antes lo difícil que es sobresalir cuando hay literalmente miles de nuevos juegos siendo lanzados cada mes pero la exposición de los juegos mexicanos -incluso en medios mexicanos- es casi nula. Resulta difícil creer que en pleno 2019, cuando el internet es el principal medio de comunicación, una búsqueda en Google por “videojuegos mexicanos” no regrese más de una docena de resultados relevantes y casi todos con con varios años de antigüedad, lo que me pone a pensar si la industria indie mexicana está muerta y nadie hace juegos, o si los mexicanos están haciendo juegos pero nadie habla de ellos.

Debido a esta falta de exposición, no es de sorprender que incluso juegos desarrollados por los estudios indie más famosos de México no tengan más de 100 descargas en la tienda de Google; eso es decepcionante y de verdad te hace reconsiderar tu plan de ganar dinero haciendo videojuegos.

 

Juegos indie mexicanos en general – parte 2

En el post anterior escribí sobre lo decepcionante que resulta hacer una búsqueda en Google sobre videojuegos indie mexicanos. Hacer una búsqueda de juegos mexicanos en la tienda de Android resulta igualmente decepcionante; aparte de unos cuantos juegos de renombre, lo que vemos son juegos de trivia, juegos tradicionales como la Lotería o juegos de cartas y, a juzgar por los detalles disponibles para cada juego, lo peor es que la mayoría de estos juegos “tradicionales mexicanos” ni siquiera están desarrollados por estudios mexicanos y, con unas pocas excepciones, los que son de estudios indie mexicanos son, por lo general, los que tienen la peor presentación.

Luego están los “juegos educativos” y unos cuantos demos bien intencionados como los simuladores en modo VR o los juegos de Ricardosoft, que incluso apareció alguna vez en las noticias como el primer desarrollador de juegos para dispositivos móviles en México y que, a pesar de que esa afirmación sea cierta, no dejan de ser juegos de pésima calidad.

Y prácticamente eso es todo lo que encontrarás en la tienda de Android si buscas juegos mexicanos; de haber más, estos no aparecen en una búsqueda por juegos mexicanos y quedan relegados a la suerte o a la espera de que la gente los encuentre haciendo una búsqueda explícita después de conocer de su existencia, lo que considero un error garrafal.

Me pregunto una vez más, ¿dónde están los juegos indie mexicanos?.

Juegos indie mexicanos en general

Este debería ser un nuevo post en la serie de juegos indie mexicanos en Kickstarter pero no ha aparecido ninguna nueva campaña de videojuegos mexicanos, lo que resulta decepcionante y preocupante. ¿En dónde está la “creciente industria indie mexicana”? Si haces una búsqueda en Google encontrarás noticias de hace 2 o 3 años hablando maravillas de la industria indie y de cómo los mexicanos están desarrollando videojuegos. Ahora, 2 o 3 después, la industria indie mexicana de videojuegos parece estar más muerta que nunca, lo que resulta irónico ya que en la actualidad existen muchas herramientas gratuitas para el desarrollo de videojuegos; estas herramientas han permitido la aparición de muchas ideas bien intencionadas así como de jóvenes que creen que bajar el Unity o el Unreal Engine los convertirá mágicamente en el Shigeru Miyamoto mexicano pero misteriosamente no parece haber ni un solo proyecto que se tome el desarrollo de videojuegos en México con seriedad.

Como dije antes, resulta decepcionante que al hacer una búsqueda en Google solamente encuentres noticias o videos de hace varios años, con juegos como Mulaka o Taco Master siendo los principales resultados, lo que significa que en todo el tiempo que ha pasado desde el lanzamiento de estos juegos, no ha habido otro juego mexicano que pueda tomar su lugar como el principal exponente de lo que la industria indie hace en México. Incluso Kerbal Space Program, probablemente uno de los juegos más exitosos desarrollados en México, difícilmente aparecerá entre los primeros resultados a menos que lo incluyas expícitamente en tu búsqueda.

¿Está muerta la industria indie mexicana? Incluso estudios como Lienzo, los creadores de Mulaka y probablemente el estudio más grande de desarrollo de videojuegos en México, no parece estar trabajando en nada nuevo y sólo se dedica a portar Mulaka a tantas plataformas como sea posible. No olvidemos que Lienzo obtuvo financiamiento privado de varios millones de pesos para el desarrollo de Mulaka, lo que lo pone en una posición muy por encima de lo que un estudio indie promedio mexicano puede tener de presupuesto y, si Lienzo no está desarrollando nada nuevo, ¿qué se puede esperar de otros estudios mexicanos?.

Alguna vez leí un artículo que decía “Cualquiera puede programar videojuegos”, a lo que un usuario publicó la siguiente pregunta en los comentarios: “Si cualquiera puede programar videojuegos, ¿dónde están los videojuegos mexicanos?”.

Juegos indie mexicanos en Kickstarter – parte 11

Desde el último post de esta serie, han aparecido algunos nuevos proyectos de videojuegos mexicanos en Kickstarter. El primero es Marvelous Kids, que está en la categoría de videojuegos pero que en realidad es un juego de mesa con el extra de usar realidad aumentada. No soy fan de los juegos de mesa así que aunque el proyecto suena interesante, con el propósito de ser educativo tanto como entretenido, la verdad es que no ha captado mi interés.

Last Winter es un juego de acción y plataformas con gráficos retro estilo pixel art. Desafortunadamente el juego parece estar solamente disponible para celulares y no para PC. Hay un demo disponible que puedes instalar desde la tienda de Android.

Hagamoslo posible es el nombre… ¿en serio? ¿ese es el nombre?… sí, ese es el nombre de la campaña para un juego de carreras llamado OTR. Este es el típico proyecto que hace muchas promesas pero no tiene nada que mostrar. Ya no sé por qué me esfuerzo en escribir sobre campañas como esta. Sin nada que mostrar mas que un par de capturas de pantalla, yo no me haría muchas esperanzas de que este juego se convierta en el próximo Mario Kart mexicano.

Hasta ahora, este año ha sido decepcionanete en cuanto a juegos indie mexicanos.

Cambiar el navegador predeterminado en Debian Stretch

Si tienes problemas para que Picard detecte y se integre con tu navegador, es posible que se deba a que el navegador predeterminado de tu sistema no es el que quieres usar con Picard. Picard usa el navegador definido por xdg-settings; para averiguar cual es el navegador predeterminado puedes ejecutar el siguiente comando:

monstruosoft@debian:~$ xdg-settings get default-web-browser
firefox-esr.desktop

En mi caso, no quiero usar Firefox ESR, por lo que tuve que cambiar el navegador predeterminado por mi propio acceso directo en el archivo firefox-beta.desktop en el escritorio. Para poder asignar una aplicación usando xdg-settings es necesario copiar el archivo .desktop a la carpeta ~/.local/share/applications, de manera que para cambiar el navegador predeterminado1:

monstruosoft@debian:~$ xdg-settings get default-web-browser
firefox-esr.desktop
monstruosoft@debian:~$ cp Desktop/firefox-beta.desktop .local/share/applications/
monstruosoft@debian:~$ xdg-settings set default-web-browser firefox-beta.desktop
monstruosoft@debian:~$ xdg-settings get default-web-browser
firefox-beta.desktop

Ahora Picard debería abrir los links en el navegador de forma correcta. Lo puedes probar con el siguiente comando:

monstruosoft@debian:~$ xdg-open 'http://www.google.com'

La dirección de internet que pasas al comando xdg-open se debería abrir en el navegador. En mi experiencia, esto funciona correctamente mientras que cambiar el navegador predeterminado usando el comando update-alternatives2 no dio resultado.


Referencias:

1 https://stackoverflow.com/questions/41172692/xdg-open-not-open-default-browser

MusicBrainz Picard – Parte 2

Uno de mis primeros posts en este blog, cuando aún usaba Windows, fue sobre MusicBrainz Picard, un software para organizar tu música. Ahora que he vuelto a usar Picard después de mucho tiempo, me sorprende que en aquel entonces haya podido siquiera hacerlo funcionar. No importa qué etiquetas le ponga a mi música o cómo configure las opciones del software, Picard siempre parece encontrar los albumes más raros de artistas que nadie conoce publicados en países que ni sabía que existían pero nunca parece encontrar un album que sea remotamente el correcto 😦 . No importa si literalmente escribo cada una de las etiquetas con el nombre del artista, el album, el año en que se lanzó el album, aún así ¡Picard encuentra albumes que ni siquiera son de ese artista!.

Después de batallar por un rato con resultados inservibles, lo que me ayudó fue ir a las opciones avanzadas de Picard y cambiar el límite/umbral de los resultados de los valores predeterminados de 70% y 80% para la similitud de los resultados para canciones y albumes respectivamente por valores más bajos de 50% para ambos campos. Al hacer esto y configurar los controles deplazables en las opciones de metadatos, al fin obtuve resultados correctos para la música que intentaba organizar así que si tienes problemas similares con Picard es posible que esto te sea de ayuda. También, no olvides leer la guía rápida de Picard.

Juegos indie mexicanos en Kickstarter – parte 10

Justo después de escribir el post anterior, aparecieron en Kickstarter un par de nuevas campañas de videojuegos mexicanos. El primero es 7 Lives, una visual novel con poco o nada que mostrar; para alguien que se describe como escritor desde que tiene uso de razón, la presentación de su campaña dejar mucho que desear.

Therapy, de Confused Pigeon Studios, es un juego de survival horror en primera persona con puzzles con influencias de varios juegos de survival horror clásicos como Resident Evil y Silent Hill. Ciertamente luce como un juego que ya lleva buen avance en su desarrollo pero el video de presentación parece solamente un walking simulator que no muestra nada de los puzzles o la “historia inmersiva” que promete la campaña. Los gráficos no están mal pero la campaña debe mostrar algo más o ofrecer un demo jugable para captar la atención de los usuarios de Kickstarter.

Cocinados es un “juego de preguntas de cocina” que compite por el título de la campaña más floja y peresoza que he visto en Kickstarter y eso que el juego “lleva en desarrollo  varios años”. No voy a escribir más sobre este juego de lo que el mismo creador de la campaña escribió.

A veces no sé por qué me esfuerzo en escribir estas reseñas sobre campañas de videojuegos mexicanos en Kickstarter. Al parecer la escena indie en México se reduce a estafas o ideas bien intencionadas pero sin potencial serio de desarrollo y nada más. Sigo esperando el día en que aparezca un Kickstarter un juego que realmente valga la pena.

Juegos indie mexicanos en Kickstarter – Parte 9

Shadowbox VR es un juego de realidad virtual en el que el jugador debe destruir proyectiles de forma rítmica muy al estilo, supongo, de Guitar Hero pero con guantes de box. La idea es simple, tal vez demasiado simple, y la campaña muestra que el juego ya está en una etapa avanzada de desarrollo y cumple con lo que promete. Con una meta de 30,000 pesos no suena descabellado pensar que lo logre.

En la otra esquina tenemos a Kolibrí Huérfano, que si bien no está catalogado como videojuego, al leer la reseña es obvio que se trata de uno. Este es el típico proyecto que promete “un gran juego que de un gran impacto a las personas que lo jueguen” pero sin mostrar absolutamente nada porque “no puedo dar muchos detalles sobre la historia ya que no se puede contar sin dar algún spoiler”. La redacción tanto en la campaña como en el blog del creador parece la redacción de un niño de secundaria y no puedo tomar seriamente a alguien que escribe de esa manera; ¿cómo puedes escribir un juego que cause un gran impacto o pretender “escribir una novela” cuando no puedes ni escribir correctamente?. Esta campaña, que además busca racaudar 110,000 pesos, está destinada a fracasar.